Literatura

Hacia una literatura nacional

Hasta épocas modernas, la literatura taiwanesa vivió a la sombra de las tradiciones de China. Sin embargo, en los últimos años Taiwan ha hallado su propia voz. Las universidades ofrecen ahora cursos de literatura taiwanesa, y se está creando un museo para resaltar las contribuciones de importantes escritores locales. Sin embargo, para algunas personas, el progreso reciente sólo ha enfatizado la falta de atención prestada a los logros literarios del país. “Es realmente absurdo que la literatura taiwanesa deba luchar por su derecho a la legitimidad aquí en su propia tierra”, dice Tseng Kuei-hi, presidente de Taiwan PEN, una organización establecida en 1987 por escritores que se identifican firmemente con la isla. “Todo lo que queremos hacer es llevar nuestras tradiciones literarias de vuelta a su estado natural y lejos de la presencia despótica de las tradiciones de China”.
La tecnología moderna está colaborando con el proceso. Actualmente, se encuentran disponibles libros, periódicos y revistas tanto impresas como en la Internet. Por ejemplo, Studio Tomorrow, de Inventec Group, permite a sus clientes hojear y bajar novelas o poemas en sus teléfonos celulares y asistentes digitales personales. Entre los títulos en su base de datos se encuentran obras de autores taiwaneses de las generaciones viejas y nuevas, y aquellos con orígenes nativos y continentales.
La circulación de medios múltiples de literatura sólo se suma al mayor vigor y diversidad que han caracterizado al círculo literario de Taiwan. Entre otros aspectos, varias novelas han servido como base para películas, y los escritores han escrito guiones para películas o presentado programas de radio, explica Chen Fang-ming, profesor de literatura taiwanesa e historia en la Universidad Nacional Chengchi en Taipei. “Taiwan existe en una realidad continuamente cambiante”, dice el ex portavoz del gobernante Partido Democrático Progresista. “Así mismo, la literatura del país continúa ampliándose, y muestra las imaginaciones activas de los escritores de la isla. Es difícil darle una definición precisa”.

Hacia una literatura nacional La Exhibición Internacional del Libro 2003. El interés en la literatura taiwanesa, que ha influenciado las tradiciones japonesas y chinas, ha aumentado desde los años setenta.

Como historiador y crítico literario, Chen no siempre se adhiere a tal inquebrantable confianza en el pasado y el presente de Taiwan. Inicialmente en sus estudios, él ha tallado una imagen idealista de China mientras se enfoca en la Dinastía Sung. “Simplemente salté repentinamente del siglo XII de China al siglo XX de Taiwan”, recuerda. Fue cuando sólo tenía 30 años que comenzó a leer sistemáticamente sobre la literatura y la historia de Taiwan. “Mi despertar vino demasiado tarde, y quiero pasar el resto de mi vida recuperando el tiempo perdido”. Chen sacrificó una prometedora carrera política por sus convicciones. El está actualmente trabajando para establecer una escuela de postgrado de literatura taiwanesa en la Universidad Chengchi, que está programada para comenzar a matricular estudiantes el próximo año.
La tardía realización de la importancia de esta área de estudio puede expandirse a una escala más amplia de la conciencia literaria de Taiwan y la educación en general. La literatura del país no fue formalmente considerada un campo académico apropiado hasta 1997 cuando la Universidad Aletheia en el Distrito de Taipei estableció un Departamento de Literatura Taiwanesa. Esta universidad no es la única. “Estamos buscando formar un sistema independiente para la disciplina de la literatura china”, dice Shih Yi-lin, profesora de poesía clásica taiwanesa en la Universidad Nacional Cheng Kung, en la ciudad de Tainan en el sur de Taiwan. “A pesar de las objeciones ocasionales de los profesores anticuados, la historia literaria de Taiwan se resalta cada vez más como una especialidad valiosa y significativa en sí misma”. Cheng Kung ha creado su primer y hasta ahora el único sistema completo de formación formal en la literatura de Taiwan que incluye programas de pre-grado y postgrado.

El renacimiento del interés en la literatura e historia nativas se remonta a los años setenta. En 1974, la reimpresión de Newsboy, que Yang Kuei (1905-1985) publicó localmente en un periódico en japonés hacía cuatro décadas y le hizo ganar un premio literario japonés, generó interés entre los escritores e intelectuales taiwaneses en el período del colonialismo japonés (1895-1945). Fue durante esta época que una floreciente conciencia de las tradiciones literarias locales fue acompañada por un llamado al regreso hacia las raíces nativas y a la literatura inclinada hacia la sociedad. Entonces, casi al mismo tiempo de la abolición de la ley marcial en 1987, la discusión de las experiencias literarias únicas de Taiwan comenzó a aumentar notablemente en cantidad y calidad entre los intelectuales de la literatura china.
Sin embargo, el tema emergente sólo ha complicado la enseñanza de la literatura china, dice Chen Fang-ming, quien ahora enseña en el Departamento de Literatura China en Chengchi. “Así como aquellos en otras universidades, este departamento es un revoltijo de todo lo relacionado a la cultura de China, tales como filosofía, arqueología y confucianismo”, explica. “Pero el estudio literario tiene un rigor disciplinario que lo diferencia de otras ramas del conocimiento”. Además, los intelectuales de la literatura china tienden a enfocar la crítica textual y la hermenéutica de los primeros clásicos. “Ellos prestan poca atención a la sugerencia de que las teorías culturales modernas, tales como el post-colonialismo, el marxismo, el feminismo, pueden servir en sí mismas para los estudios literarios”, indica ShihYi-lin.
Mientras que los académicos discuten nuevas maneras de examinar la literatura china, los investigadores de la literatura de Taiwan han comenzado a andar su propio camino. “Tenemos nuestras propias prioridades”, dice Chen Fang-ming. “Por una parte, la investigación de la literatura aborigen ha resultado en casi nada”. Durante siglos, antes que los chinos han se establecieran en la isla en números importantes, alrededor de 20 grupos diferentes de origen austronesio vivieron en Taiwan y sus islas adyacentes. En la ausencia de un sistema escrito, una gran parte de sus mitos, leyendas y folklore han pasado de generación en generación a través de la tradición oral. Hoy, el Gobierno reconoce 11 grupos aborígenes, un total de alrededor de 400.000 personas, o menos del 2 por ciento de la población total. Algunos descendientes de las tribus de las llanuras, que se cree ya se asimilaron completamente con los chinos han, están también tratando de restaurar su identidad étnica. Para ayudar a lograr esta meta, Chen solicita el entrenamiento de intelectuales aborígenes que puedan superar las diferencias del idioma para salvar su patrimonio literario.

Hacia una literatura nacional Chen Fang-ming: “Este departamento es una mezcla de todo lo relacionado con la cultura de China. Pero el estudio literario tiene un rigor disciplinario que lo diferencia de otras ramas del conocimiento.
Más allá de esta área de estudio están las tradiciones literarias importadas de China hace generaciones. Desde principios del siglo XVII, un número de intelectuales chinos ha venido a Taiwan a vivir o visitar. Entre las primeras personalidades distinguidas se encuentra Shen Kuang-wen, quien fue obligado a desembarcar en la isla debido a un tifón en 1662. Una vez aquí, él traspasó las tradiciones literarias chinas clásicas a través de un grupo de poetas llamados la Sociedad Tung Yin. La lírica china tradicional dominó el campo literario de Taiwan a través del régimen de la Dinastía Ching, y en gran parte del régimen japonés a principios de los años 1920. Para Shih Yi-lin, una experta pionera en las etapas formativas de la literatura escrita taiwanesa, este patrimonio literario integral espera ser estudiado con más profundidad. “Hemos acumulado muchos materiales”, dice. “Pero los aspectos más recónditos de las obras clásicas, tanto en forma como contenido, han alienado a muchos estudiantes”. Para establecer una sólida base para el futuro estudio, Shih trabaja ahora en un proyecto patrocinado por el Gobierno que requiere coleccionar y editar poesía clásica taiwanesa creada durante un período de alrededor de dos siglos y medio.
Se realizan también esfuerzos para examinar períodos menos conocidos de la historia de la literatura taiwanesa. El período de la ocupación japonesa, por ejemplo, representa una brecha importante para los investigadores debido a sus limitadas destrezas del idioma japonés, señala Chen Fang-ming. En 1924, Chang Wo-chun, entonces un estudiante de literatura china en la Universidad Normal de Pekín, atacó a los letristas tradicionales de Taiwan por sus temas poéticos, frívolos e irreales, y produjo en consecuencia un nuevo movimiento literario. Después, la corriente principal literaria comenzó a alejarse de los paradigmas clásicos y se dirigió hacia las expresiones vernáculas y las responsabilidades sociales moldeadas conforme a los dogmas de la revolución literaria del 4 de mayo de 1919 de China. Sin embargo, la consolidación de la administración colonial japonesa culminó en el Movimiento Kominka, o el programa de japonización intensivo emprendido en 1937 en Taiwan. Los modelos culturales chinos dieron lugar a los japoneses u occidentales a través de la mediación japonesa, y el idioma japonés se convirtió en el medio principal de producción literaria.
El chino mandarín se convirtió en el idioma oficial cuando el gobierno del Kuomintang llegó a Taiwan en 1949. Debido a la barrera del idioma y al ambiente político desfavorable, los escritores nativos taiwaneses quedaron en gran medida en silencio y los intelectuales emigrantes dominaron el medio literario de la post-guerra. Muchos de esos recién llegados fueron excelentes escritores que habían logrado algo a nivel artístico y tuvieron influencia durante su prolongada estadía en la isla. Sin embargo, hasta ahora, las tradiciones literarias y culturales chinas que trajeron consigo son aún la fuerza prevaleciente en, por lo menos, el sistema educativo, lo que molesta a Tseng Kuei-hi, de Taiwan PEN.
Tseng ha examinado los libros de texto de diferentes escuelas de secundaria superior, y encontró que comúnmente hay una carencia de conexión con los temas y estilos de escritura taiwaneses. Los textos de chino clásico representan más del 90 por ciento de estas lecturas, si los materiales suplementarios se toman en cuenta. En cuanto al tema, Tseng indica que menos del 5 por ciento son sobre Taiwan y su pueblo. “La mayoría de las obras que nuestros hijos leen en las aulas de clase no tienen nada que ver con nuestras experiencias diarias o con nuestra manera de hablar y escribir”, dice. “Eso está absolutamente en contra de la regla universal de la educación literaria”. Para tratar este asunto, el Ministerio de Educación está planificando modificar las directrices de los libros de texto de las escuelas de secundaria superior, para que nada más que la mitad de los pasajes estén escritos en chino clásico.

Hacia una literatura nacional Una historia más completa de la literatura taiwanesa está tomando forma, gracias a la mayor publicación de obras escritas por autores que antes no se tomaban mucho en cuenta.
Tseng hace un llamado a la asimilación sensible en Taiwan de las tradiciones chinas en un cuadro literario a escala nacional de todos los grupos étnicos y culturales. Se están realizando planes para construir el Museo Nacional de la Literatura de Taiwan, en un edificio construido originalmente por los japoneses en 1916, y que abrirá sus puertas en octubre de este año en la ciudad de Tainan. En el pasado, sólo museos privados más pequeños colocaron su atención en los autores taiwaneses importantes. Algunos ejemplos incluyen aquellos dedicados a Lai Ho (1894-1943), reconocido generalmente como el fundador de la nueva literatura taiwanesa, y Chung Li-ho (1915-1960), un novelista pionero hakka que escribió sobre el ambiente y las dificultades de la vida rural. Sus museos, que también funcionan como el centro local de varias metas literarias, están ubicados en sus pueblos natales en la ciudad de Changhua y en el distrito de Kaohsiung, respectivamente.
Entre otras tareas, el primer museo nacional tiene como objetivo recolectar y editar documentos literarios y mantener exhibiciones y actividades relevantes para el público general. Para ayudar a promover el estudio de la literatura de Taiwan, un proyecto de colección digital se está llevando a cabo. “Los autores taiwaneses y sus obras han sido estudiados en China y Japón, pero los resultados no son muy satisfactorios debido al acceso indirecto a las fuentes primarias y el limitado campo de devoción”, dice Yang Shiuan-chyn, director de la oficina de planificación del museo. El sugiere que los intelectuales taiwaneses se sientan responsables de ser una fuerza comandante en el estudio internacional de la literatura taiwanesa. Para ayudar a lograr esta meta, el museo de literatura integrará recursos de la Academia Sínica, las univesidades, y los especialistas locales de la cultura e historia de Taiwan.
En tales obras como Estudio de la vida de un Dios, de Tung Wei-ge, los lectores ven el potencial de la literatura taiwanesa. El año pasado, el autor de 26 años de esta novela ganó el primer premio en el concurso de ficción anual patrocinado por el United Daily News, un diario en idioma chino. Desde mediados de 1970, muchos escritores talentosos han alcanzado prominencia literaria tras recibir este premio y otros otorgados por otro gigante de los medios de comunicación, el China Times. “No tengo amigos ni acompañantes, ni antepasados ni descendientes, pero no estoy solo”, reflexiona el abuelo del héroe de Tung, un anciano reservado semejante a un Dios que sabe prácticamente todo sobre su tierra nativa, pero que sus paisanos no le prestan mucha atención y le temen. “Soy el sol, y una vez que el sol se queme a sí mismo, se puede estar seguro de que no se encontrará luz en ningún lugar”. Del mismo modo, el joven sol de las experiencias únicas de Taiwan representadas en su literatura, dejadas a un lado en alguna ocasión, está a punto de brillar sobre la tierra que no ha tenido más que la luz de una ribera lejana. Y ese sol joven está muy lejos de quemarse a sí mismo.


Literatura para todos

Un libro examina la creación de Arena en las olas, una adaptación muy popular para la televisión de una novela contemporánea de ficción taiwanesa. 
La escena es muy característica de otros dramas sentimentales históricos de la televisión. El año es 1935, y Khu Nga-sin, la primera mujer médico de Taiwan, viaja desde Taiwan hasta un hospital en Pekín para ver a su esposo, quien contrajo malaria. Su esposo es un disidente izquierdista que se trasladó a China continental para escapar de las garras del gobierno colonial japonés que controlaba Taiwan. Ella llega para enterarse que él ha establecido un nido de amor con una actriz de ópera de Pekín. La acción ocurre entre el hospital y el teatro de ópera, antes de que la pareja llega a un acuerdo de divorcio.
Lo que es más inusual es que la escena no procede de un guión de televisión, sino que es tomada de la novela de tres volúmenes de Dongfang Bai, un popular escritor taiwanés. Arena en las olas, cuenta la historia de tres familias taiwanesas a través de un siglo de vicisitudes, incluyendo el período del régimen japonés (1895-1945), y la mayoría de sus personajes poseen su homólogo histórico. “El incidente de Pekín es sólo una muy corta escena en la novela”, dice Iap Kim-sing, productor de la serie de televisión y gerente general de Green Apple Co., productora taiwanesa. “Pero sentimos que habíamos descubierto una especie de tesoro, y estábamos dispuestos a desarrollar su intensidad emocional”.
Claro que no es nada nuevo hacer versiones para televisión de novelas clásicas en Taiwan, pero también los televidentes han recibido una buena introducción a la literatura moderna taiwanesa a través de este medio. De hecho, con las flojas ventas de obras literarias domésticas, ésta podría ser la única exposición para algunas al círculo literario activo de Taiwan. Y así como la televisión está trayendo historias creativas de los escritores taiwaneses al público en un nuevo formato, otras tecnologías están afectando la manera en que la literatura es creada. Las carteleras electrónicas y las redes en línea están ofreciendo nuevos foros para la publicación a la generación adicta a las computadoras, y sus mensajes han resultado, en algunos casos, ser más populares que los libros impresos.
Mientras que algunos se lamentan por la disminución de la producción literaria tradicional, las nuevas tecnologías están produciendo literatura más reconocible, y que se transmite con más agrado que la tradicional. “Las imágenes visuales atraen más que las palabras a las generaciones más jóvenes”, dice Iap. “Ellos pasan mucho menos tiempo leyendo libros y periódicos”.

Desde el papel hasta la pantalla
El atractivo hacia un cortometraje en comparación al de una obra literaria se comprende en el caso de obras maestras como Arena en las olas, compuesta de millón y medio de palabras abrumadoras. Además, para los productores, la adaptación de una historia ya bien estructurada les ahorra tiempo y dinero. Desde finales de los ochenta, Green Apple, que durante las últimas dos décadas se especializó en hacer propagandas de televisión, ha hecho una docena de películas y series de televisión que se basan en el trabajo de varios novelistas distinguidos de Taiwan, incluyendo a Wang Jhen-he, Yeh Shih-tao, Lee Chiao y Huang Chun-ming.

Literatura para todos En Arena en las olas, la primera mujer médico de Taiwan va en busca de su esposo, exiliado en Pekín.

Igualmente, esta forma de literatura está resultando ser inmensamente atractiva. En 2002, Un carro de búfalo repleto de dote, basada en la novela muy vernácula de Wang Jhen-he del mismo nombre, ganó el premio por mejor drama en el Festival de Televisión de Asia. En 2005, Arena en las olas ganó el prestigioso premio Campana Dorada por mejor serie dramática. La Estación de Televisión Pública también ha producido varias adaptaciones de las novelas taiwanesas clásicas, tales como Noche Fría, que trata sobre las luchas de los colonizadores hakka para hacer una nueva vida en Taiwan bajo condiciones casi salvajes de épocas pasadas.
Las adaptaciones literarias ofrecen también alternativas para los dramas melodramáticos, y esto pareciera agradar a los televidentes. Cuando Arena en las olas fue transmitida el año pasado en la Televisión Formosa, una estación de televisión local que financió la producción junto a la Oficina de Información del Gobierno, se convirtió en una de las novelas más populares de la hora caliente, atrayendo a un público que el autor nunca hubiera tenido con el libro solamente. “Cuando los televidentes ocuparon el lugar de los lectores”, dice Iap, “esta obra maestra literaria recibió un tremendo impulso en circulación e influencia”.
Un lector entusiasta de novelas desde su niñez, Iap cree que en Taiwan se produce ficción de clase mundial que debería ser disfrutada por un público más amplio. “Las novelas taiwanesas tienen su propio sabor, y ofrecen un placer estético único que puede explorarse por sí mismo sin la supuesta protección de la cultura china”, dice.
Inspiración en línea
Aunque la televisión atrae un público para la literatura, otras formas de tecnología también están estimulando un nuevo tipo de escritores. En marzo de 1998, Tsai Jih-heng, estudiante local del programa de doctorado en Ingeniería Hidráulica en la Universidad Nacional Cheng Kung, comenzó a escribir una historia en línea. El la colocó en 34 partes del sistema de cartelera electrónica de la escuela durante un período de 10 semanas. La obra de ficción, El primer contacto íntimo, se dispersó rápidamente a través de la comunidad estudiantil y llegó hasta los lectores chinos en el exterior. El éxito del texto virtual en línea captó la atención de los editores, y luego ese mismo año, se publicó una versión en papel. Un año después, la novela se colocó entre las mejores vendidas en Taiwan y China.
Literatura para todos Comenzó con un beso, una novela mejor vendida, es la versión en papel de un drama de televisión
La ruta poco común para lograr la notoriedad literaria se volvió algo como un fenómeno, y la aparición de obras escritas en línea siguieron a la novela de Tsai. La gente joven de Taiwan y China colocaron mensajes sobre sus propias historias en un intento de sacar provecho a la tendencia. Las novelas en línea revelaron diferencias entre la ficción china de diversas comunidades chinas, y las de Taiwan exhibieron un gusto por el entretenimiento ligero que resultó popular con los lectores contemporáneos. “La ficción taiwanesa tiene un aire elegante, astuto y de fácil comprensión”, dice Sun Chi-pen, profesor asociado de Sociología en el Centro para la Educación General en la Universidad Nacional Chiao Tung. “La escritura es fomentada en una sociedad más consciente de la moda, y más moderna que China”. Según Sun, las obras de China continental con motivos similares, por ejemplo, la vida en el campus y las historias de amor, tienden a estar llenas de un sentido de agonía y criticismo social, que no atrae a los lectores aficionados como lo hicieron las obras de Tsai y otros escritores taiwaneses jóvenes.
Este nuevo espacio literario fue creado en las redes en línea de las universidades en los años noventa. Primero, establecidas para ayudar a los estudiantes a tener acceso a los recursos académicos, las redes de computadora se volvieron una manera conveniente para que los estudiantes expresaran sus sentimientos diarios y se comunicaran con los compañeros de clase. Los primeros mensajes eran generalmente en forma de cartas, quejas y diarios. Gradualmente, algunos de los escritos se desarrollaron en narraciones ficticias bien estructuradas.
Estimulados por el éxito de la novela de Tsai, otros escritores comenzaron a producir historias completas con dramas complejos y un estilo de entretenimiento. Escritores como Hiyawu, Fumijan y Giddens se hicieron famosos en el mundo virtual editorial, y luego fueron elegidos por editores tradicionales que imprimieron sus libros. Una promesa durante una década, de Hiyawu, y Bosque de pavo real, su séptima novela, ambas tratan sobre romances entre un hombre y varias mujeres, y Asesinos, de Giddens, sobre varios asesinos profesionales quienes tienen sus propias razones para seguir el camino fuera de la ley, se convirtió en uno de los libros mejor vendidos a finales de 2005. Ahora una fuerza dominante en el popular mercado de ficción, las novelas en línea se están volviendo ilimitadamente diversas en estilo y trama. Por ejemplo, Giddens también ha escrito novelas de ciencia ficción y artes marciales —temas básicos de la ficción popular en Taiwan.

Literatura para todos El primer contacto íntimo, por Tsai Jih-heng, dio lugar a una locura por las novelas en línea.

Mientras que los escritores en línea, en algunos casos, están buscando formas convencionales, la escritura es aún con frecuencia un indicativo de su ambiente. La ahora legendaria historia de amor El primer contacto íntimo transcurre en la universidad del autor, y cuenta la historia de un romance fracasado entre un estudiante de postgrado de Ingeniería Hidráulica —como él mismo­y su compañera de universidad del departamento de Literatura Extranjera. El interés romántico del protagonista muere de lupus poco después de su primer encuentro, que fue precedido por casi tres meses de contacto a través de correo electrónico y conversaciones en línea. En otras palabras, la historia refleja altamente la manera cómo la gente joven se relaciona hoy día.
Vox populi
El idioma de la escritura en línea está también lleno de vocabulario y frases de los jóvenes de hoy. El idioma chino se puntualiza con símbolos de emoción, generalmente utilizados como indicadores de emociones, que son comunes en los correos electrónicos y mensajes de texto. Una herramienta pedagógica no romanizada, conocida como zhuyin fuhao o bopomofo, usada por los taiwaneses para enseñar chino, también aparece en los textos. Los símbolos combinados para indicar la pronunciación de un carácter chino y usado a menudo en lugar de los caracteres por la gente joven. Ningún escritor formal escribiría en ese estilo, pero para la generación más joven, éste es el lenguaje de la vida cotidiana.
“Los estudiantes como Tsai no pensaban que estaban escribiendo artísticamente como un novelista”, dice Summer Yeh, jefe de edición de Red Ink Publications, que publicó todas las novelas de Tsai y Fumijan. “La escritura en línea está a un simple clic de distancia, y la mayoría de los escritores en línea no se han molestado en aprender de las tradiciones literarias o novelistas convencionales”. Ella dice que las historias en línea suelen carecer del ambiente detallado e insisten mucho menos en el desarrollo de personajes. El paso de la historia es rápido, y el lenguaje es simple. La narrativa fluye impecablemente con las ingeniosas ocurrencias y el diálogo.
Este estilo simple y lleno de diálogos comenzó un alejamiento no sólo de la literatura intelectual pero también de las novelas románticas que llenaban los estantes de las principales librerías. A principios de los noventa, Taiwan importaba muchas novelas románticas de Estados Unidos. Construidas en un mundo bellamente imaginado con héroes y heroínas, y finales felices improbables, las novelas románticas tienen generalmente poca conexión con la vida real. “Al contrario, en general, las novelas en línea explican largamente las personalidades comunes de quien se podría conocer en la calle”, dice Yeh.
Yeh indica que las novelas locales y traducidas surgieron en una época cuando las novelas “de la corriente principal” se tornaron cada vez más obscuras —el resultado, ella cree, de tratar de complacer los gustos artísticos de los jueces para los principales premios literarios. La literatura ocupa todavía un lugar en los medios de comunicación diarios de Taiwan, y periódicos importantes como el China Times y el United Daily News presentan suplementos literarios influyentes y entrega de premios literarios. Los periódicos ofrecen a los escritores otro medio para mostrar su trabajo, sin embargo, el espacio y el gusto de los editores —con frecuencia más que los estilos “literarios”­limitan la diversidad de las publicaciones, y a menudo se abstienen de la publicación de cuentos convencionales. Yeh cree que la locura por las novelas románticas de los años noventa, cultivó un tipo de escritores fuera del territorio protegido de las páginas literarias en los periódicos.

Literatura para todos Las adaptaciones de televisión y las novelas en línea están volviéndose el centro de interés de la literatura contemporánea en Taiwan.
Mientras que las novelas románticas ofrecen a los lectores literatura escapista, las obras en línea tienden a ofrecer algo con lo que los lectores pueden identificarse. “La escritura de romance es a menudo aburrida en su repetición de lo inalcanzable”, dice Sun. “Por el contrario, las novelas en línea muestran un sentido refrescante de la realidad ordinaria”. El indica que, mientras el estilo vernáculo de la narración en línea podría ser visto como demasiado ordinario y prosaico, ha anunciado una era democrática de literatura.
El acceso al espacio virtual erosiona la autoridad de los guardianes de las puertas culturales, tales como los editores de las casas editoriales. “Antes de que un editor elija una historia, ésta ya ha entrado en el mercado de la comunidad de Internet a través de los autores y sus admiradores”, dice Sun. En otras palabras, la industria cultural no decide el estilo ni el gusto. “Si no que sólo trata de identificar tendencias en la comunidad de los autores y lectores en línea”.
Como consecuencia, la cultura de la corriente principal está influenciándose más por la diversidad de voces competidoras. “Todas las culturas son subculturas, incluyendo la elite”, dice Sun. “El grupo elite define una arbitrariedad en la literatura para mantener su influencia, pero ahora con más frecuencia, los estándares intelectuales alienan al lector común”. Yeh dice que los críticos literarios y académicos se niegan generalmente a tomar en serio las novelas en línea, y que cualquiera que desee comprender las tendencias literarias en el mundo de habla china debe tomar nota de lo que está pasando.
El primer contacto íntimo, con su enorme influencia, ya es un clásico sin corona, una obra maestra no anunciada. Su éxito es un eco de la vox populi —una voz que está exigiendo literatura en formas reconocibles para un lector moderno, formas que incluyen las novelas en línea y las adaptaciones para la televisión, como Arena en las olas.

RESISTENCIA POÉTICA

Los primeros números de Poesía Li, una revista que sirvió por mucho tiempo como la voz de un grupo de poetas valientes.
Durante sus cuarenta años de historia, la revista Poesía Li ha logrado seguir su tradición literaria.
En 1964, el poeta Chen Chien-wu hizo todo lo posible por convencer a los dueños de librerías y puestos en Taipei para que vendieran una nueva revista sobre poesía, pero descubrió que ninguno estaba dispuesto a colocar la publicación en sus estantes. Y cuando las copias de la revista bimestral, Poesía Li, fueron puestas a la venta en una librería de Taichung, poca gente las compró. “En ese entonces, nuestra publicación era considerada peligrosa porque podía meter a los lectores en serios problemas”, dice Chen en un foro sobre Poesía Li y la historia de la poesía taiwanesa, celebrado en la Universidad Tunghai, en Taichung en el centro de Taiwan, en noviembre del 2007.

La revista, que ha sido publicada sin interrupción por más de cuatro décadas, sirvió por mucho tiempo como la voz de un grupo de poetas valientes. Ahora con más de ochenta años, Chen, uno de los doce poetas y escritores que fundaron el Grupo Li, trabajó en la revista en una época cuando el Gobierno mantenía un estricto control sobre la vida política y cultural. “En contraste con la libertad de expresión y el entorno propicio de hoy día, en esa época los poetas taiwaneses enfrentaban un ambiente difícil para la creación”, dijo Chen en el foro de la Universidad Tunghai.

En mandarín, Li significa sombrero de paja o bambú con ala amplia, que generalmente utilizan los agricultores. El Grupo Li eligió ese nombre para reforzar la conexión íntima con la tierra y la gente de Taiwan. Como uno de los primeros grupos literarios importantes que aparecieron en Taiwan a partir de los años cincuenta, los poetas del Grupo Li no sólo han jugado un papel importante en los esfuerzos para desarrollar la poesía de Taiwan, sino que realizan un papel social más amplio. “Debido al entorno político único de Taiwan, hemos tenido considerable espacio para extender nuestro ámbito a fin de abarcar los asuntos sociales y culturales”, dijo el poeta Lee Min-yung en el foro de la Universidad Tunghai.

El desarrollo de la literatura en mandarín vernacular se remonta a 1919 en Pekín, cuando el Movimiento Cuatro de Mayo se separó de la tradición literaria china clásica. En particular, los poetas del Cuatro de Mayo incorporaron la estética y el simbolismo occidentales y se alejaron del lenguaje formal, los patrones fijos y las medidas encontradas en la poesía china clásica.

Durante la resistencia contra las fuerzas invasoras japonesas durante la Segunda Guerra Mundial, la literatura de China continental tomó un fuerte sentido nacionalista. Luego, después de la Guerra Civil China y el retiro del gobierno de la República de China a Taiwan, los escritores en Taiwan dirigieron este nacionalismo literario hacia un nuevo enemigo – los comunistas chinos continentales. Estos poetas anticomunistas incluyeron a Zhong Lei, Ge Xian-ning, Zhong Ding-wen y Li Sha. Estos dos últimos dieron voz a la nostalgia lírica y melancólica por su tierra natal, según narra Breve vistazo de la historia literaria de Taiwan, de Yeh Shih-tao, un distinguido novelista taiwanés.

A mediados de los años cincuenta, se formaron varios grupos de poetas en Taiwan –entre ellos, Epoca, Estrella Azul y Facciones modernistas. La mayoría de los miembros de estos grupos eran los llamados poetas “continentales” –algunos con antecedentes militares– que vinieron a Taiwan con el gobierno cuando se trasladó desde China continental.

Retoño literario“Estos autores continentales y sus clubes crearon poesía en Taiwan como una diversificación del verso moderno de China, que fue a su vez un retoño de la tradición literaria china”, dice Lin Liang-ya, actual editor en jefe de Poesía Li, que es mejor conocido por su seudónimo de escritor, Mo Yu. En contraste, él considera que el Grupo Li está más íntimamente relacionado con Taiwan. “Como un grupo de poetas de origen taiwanés, nos conectamos e identificamos más con las raíces nativas y el ambiente de Taiwan”, dice.

El modernismo, que enfatiza la experimentación, el individualismo y la intelectualidad, en lugar de elementos emocionales, fue la tendencia de la poesía de Taiwan en los años cincuenta. En algunos aspectos, el comienzo en 1964 de Poesía Li fue una reacción a las tendencias modernistas de escribir poesía por la poesía, eliminando el contexto temporal y enfatizando el surrealismo. Estos elementos modernistas eran muy evidentes en la poesía escrita por el Grupo Epoca después de 1959. “Muchos poemas de la época eran difíciles de entender por los lectores en general, debido a que eran demasiado misteriosos, vacíos u obscuros”, dice Mo Yu, agregando que él define el método del Grupo Li como un estilo de poesía más relevante a la vida cotidiana.

Juan Mei-huei, profesora asistente en el Departamento de Literatura China de la Universidad Tunghai, cree que el cambio del grupo Epoca hacia el surrealismo condujo al simple formalismo, la publicación de Poesía Li representó un cambio en la dirección contraria porque recalcó la sinceridad, la conexión con un tiempo específico y las preocupaciones de una generación específica. “Poesía Li fue introducida para dar a la poesía una forma más natural de expresión, enraizada en la tierra y los sentimientos de la gente común”, dice Juan. “La idea era que la literatura fuera aceptada fácilmente y apreciada por todo tipo de lector, y que no sólo sirviera como un juego verbal para las élites sociales”.

Poesía Li marcó una reacción a la literatura favorecida por los poetas del Grupo Epoca y otros seguidores de la escuela modernista. Sin embargo, Ting Wei-jen, profesor asistente en el Departamento de Lenguas y Literatura en la Universidad Nacional de Educación de Hsinchu, dice que los poetas modernistas, con su uso sofisticado y sutil del lenguaje, jugaron un papel importante en la creación de la excelente reputación de Taiwan en el mundo de la poesía en mandarín. Además de dedicarse a sus obligaciones académicas, Ting es un poeta premiado que ha establecido lazos con los grupos Epoca y Li.

Influencia japonesaChen Chien-wu y muchos otros poetas taiwaneses con mucha experiencia pertenecen a una generación de escritores que recibieron educación durante el sistema japonés. Estos escritores fueron acallados después del cambio lingüístico después de la II Guerra Mundial en Taiwan, cuando el mandarín se convirtió en el idioma oficial del Gobierno. Los escritores necesitaron alrededor de 20 años –hasta la época en que Poesía Li fue fundada– para perfeccionar la escritura en el nuevo idioma. En 1970, Chen trató de concederle el lugar merecido a la literatura de la época colonial japonesa, que hasta entonces era un tabú y estaba abandonada, mediante la introducción de su famoso concepto de las “dos raíces” de la poesía de Taiwan –la japonesa y las tradiciones literarias chinas del Cuatro de Mayo. “El concepto de las dos raíces sigue siendo una fuente de gran inspiración para nuestros eruditos y estudiantes de literatura”, dice Ting, y agrega que aunque muchos escritores taiwaneses están al tanto de la tradición del Cuatro de Mayo, podrían también beneficiarse si aprenden sobre la tradición japonesa.

Resistencia poetica-1 Mo Yu, editor en jefe de Poesía.
A mediados de los años sesenta, la fundación del Grupo Li representó el esfuerzo de abarcar todas las influencias literarias diversas de Taiwan. “Los poetas del Grupo Li aparecieron para ocupar el lugar del movimiento Nueva Literatura Taiwanesa, que se inició en los años veinte, y restablecieron una perspectiva más completa de la historia literaria moderna de Taiwan. Con antelación a la creación del Grupo Li, la literatura taiwanesa se vinculaba únicamente con el Movimiento Cuatro de Mayo”, dice Ting.

Algunos autores insisten en escribir en holo o hakka, porque lo consideran esencial para la verdadera “literatura taiwanesa”, sin embargo, el Grupo Li da la bienvenida a una pluralidad de formatos de escritura, incluyendo aquellos que emplean la escritura romana. En cuanto al sistema estándar de romanización holo anunciado en 2007 por el Comité Nacional de Lenguas del Ministerio de Educación, Mo Yu, de Poesía Li, dijo “este es un asunto que alude a la política gubernamental sobre idiomas, y debería tratarse y promoverse como corresponde”. En la práctica, la mayoría de los escritores de lengua holo en el Grupo Li usa todavía una mezcla que alterna caracteres en mandarín y la escritura romana.

Visión más ampliaLos poetas del Grupo Li han intentado conectar a Taiwan con el mundo literario internacional. Poesía Li presenta las obras y los temas de los poetas locales, e igualmente, muestra la poesía de autores extranjeros, las teorías literarias internacionales, y las reseñas y ensayos relacionados. La revista ha traducido e introducido poemas de escritores extranjeros a lectores de Taiwan, incluyendo a los de otras naciones asiáticas y países cuyas obras literarias reciben menos publicidad internacional. “Esta presentación sistemática de obras extranjeras es una gran diferencia entre Poesía Li y otras publicaciones de poesía”, dice Ting.

Resistencia poetica-2
La reunión anual de los poetas del Grupo Li en 2006. (Cortesía)
Durante las últimas cuatro décadas, el Grupo Li ha ayudado a promover la literatura taiwanesa por derecho propio, porque en el pasado fue considerada generalmente una ramificación del canon general de la literatura china. El método del Grupo Li muestra la manera cómo la poesía taiwanesa debería desarrollarse –al identificar y abarcar las verdaderas raíces y tradiciones literarias, entre éstas, la influencia japonesa y las contribuciones de escritores de otros lugares diferentes a Taipei.

Lamentablemente, este aspecto sobre la localización de Poesía Li atrae algunas veces más atención que las cualidades literarias de la revista, dice Shiu Wen-wei, profesor asociado en el Departamento de Chino de la Universidad Nacional Dong Hwa en Hualien, en el este de Taiwan. Shiu, quien también es coordinador de la Alianza de Poesía Moderna en Internet de Taiwan, indica que como una de las tres revistas más importantes sobre poesía de Taiwan –junto con las revistas trimestrales Poesía Epoca y Poesía Taiwan– la influencia de Poesía Li deriva de su presentación de asuntos específicos y la cobertura bastante regular que recibe en los medios de comunicación. Sin embargo, en comparación con otras facciones poéticas, el Grupo Li ha tenido un cambio generacional más lento hacia los poetas talentosos más jóvenes, agrega Shiu.

Hoy, tanto los poetas jóvenes como mayores del Grupo Li siguen produciendo poemas con imágenes atractivas, ingenio mordaz y un lenguaje simple pero convincente. Los temas principales se centran en el entorno natural y cultural de Taiwan. Con patrocinio gubernamental y privado, el Grupo Li continúa publicando la revista, así como colecciones de poesía.

En la misma línea, Mo Yu brinda ayuda en el esfuerzo de publicar una colección de los mejores poemas de los números del 2008 de Poesía Li y otras fuentes, que será la primera reseña de este tipo publicada por el grupo. “Presentará nuestra versión distinta y localizada de la literatura, así como nuestras perspectivas, en contraposición a otras variedades de la corriente principal, que más o menos continúan con los antiguos prejuicios sobre la literatura taiwanesa”, dice. Así como la revista lo ha hecho por más de 40 años, la nueva publicación dará un paso hacia delante en el desarrollo de la verdadera arte poética taiwanesa.

Diálogo literario con el mundo  

El año de 1972, el año siguiente al retiro de Taiwan de las Naciones Unidas, fue para mucha gente en Taiwan una época de aislamiento sofocante. Sin embargo, para el círculo literario de Taiwan, ese año vio el comienzo de The Chinese PEN, un importante hito en el proceso de conectar Taiwan con el resto del mundo a través de la literatura. “Somos la única revista en Taiwan que publica traducciones de la literatura taiwanesa de manera regular”, señala Kao Tien-en, editor de la revista y presidente del Departamento de Idiomas Extranjeros en la Universidad Nacional de Taiwan. Es generalmente reconocida por los miembros de International PEN, agrega Kao, como una de las mejores publicaciones de la organización internacional con sede en Londres, que fue establecida en 1921. De hecho, en cuanto al esfuerzo de hacer la literatura taiwanesa accesible al resto del mundo, debe darse mucho crédito a The Chinese PEN, que ha introducido traducciones en inglés de prosa y poesía taiwanesa a la comunidad internacional durante tres décadas sin interrupción.
Los esfuerzos incansables en promover la literatura taiwanesa al resto del mundo es parcialmente el resultado de la administración de Nancy Chang Ing, la editora de la revista durante sus primeros veinte años, así como su principal patrocinadora a través de la Fundación Hao Ran, establecida por su esposo para apoyar las actividades culturales en Taiwan. Ing, una ávida amante de la literatura, no sólo ayudó a Taiwan a comunicarse con el círculo literario extranjero en las ocasiones internacionales, sino que también abrió la puerta a muchos traductores emergentes, tales como Howard Goldblatt, un sinólogo estadounidense y famoso traductor hoy día. “La literatura taiwanesa y muchos escritores y traductores le deben mucha gratitud”, dice John J. S. Balcom, otro traductor establecido que comenzó con The Chinese PEN.
Entretanto, la sociedad literaria taiwanesa está tratando de establecer otro capítulo de International PEN llamado Taiwan PEN, para promover la individualidad de las creaciones literarias escritas en Taiwan. Taiwan PEN, una organización privada fundada en 1987, está a la espera de la aceptación por parte de la organización internacional, que ahora posee 130 centros alrededor del mundo, incluyendo el Centro Chino Taipei que publica The Chinese PEN. Sin embargo, es posible tener más de un centro en un país o área, como es el caso de Estados Unidos y China, y Taiwan PEN cree que vale la pena hacer el esfuerzo de tratar de incorporarse a International PEN. Mientras tanto, Taiwan PEN apenas comenzó el año pasado a promover la literatura taiwanesa a través de la traducción, tales como las obras del famoso poeta Lee Kuei-shien.

Diálogo literario con el mundoLa buena literatura no tiene fronteras, y por ello sirve como un buen intermediario para unir la brecha entre las culturas
The Chinese PEN, uno de los primeros promotores de la literatura taiwanesa en el extranjero, ha recibido el apoyo de otros grupos en los últimos años. Por ejemplo, en 1996, la traducción de literatura taiwanesa recibió un gran impulso cuando la Fundación Chiang Ching-kuo para el Intercambio Internacional entre Intelectuales (CCKF, siglas en inglés) comenzó a patrocinar la publicación de novelas y poemas taiwaneses del siglo XX en inglés por Columbia University Press, una distinguida publicación académica en la ciudad de Nueva York. El CCKF, establecido en 1988, espera que la Columbia University Press publique alrededor de 20 obras locales traducidas para el año 2007. Entretanto, los ocho títulos que ya han sido publicados han recibido considerable atención. Por ejemplo, Notas de un hombre desolado, de Chu Tien-wen, traducido conjuntamente por Howard Goldblatt, estuvo entre los “Libros notables de 1999” del New York Times, y Angeles Times los incluyó en su lista de “Mejores libros de 1999”. Otra obra en serie, Caballo de tres extremidades, de Cheng Ching-wen, ganó el Premio Kiriyama al Libro de la Cuenca del Pacífico en 1999.
Otro patrocinador del proyecto de Columbia University Press es el Consejo para los Asuntos Culturales (CCA, siglas en inglés), que desde 1990 ha trabajado en un Proyecto de Traducción de Literatura China, y ha logrado promover el interés en la literatura de la isla entre los editores extranjeros. En total, más de 90 libros han sido traducidos hasta ahora bajo el programa patrocinado por el Gobierno. La mayoría de las obras han sido traducidas al inglés, pero mayor atención se está prestando en traducir la literatura de Taiwan al japonés, según Huang Wu-chung, quien supervisa el proyecto de traducción del CCA. A partir de 1998, el CCA ha emprendido varios programas en colaboración con Tokyo University Press, y otras cinco casas editoras para traducir las novelas y poesías taiwanesas, así como la literatura aborigen al idioma japonés. “En el pasado, la literatura del continente chino atrajo mucha más atención que la literatura taiwanesa entre los estudiantes universitarios de Japón, pero en los últimos diez años, esta última ha ganado más terreno”, indica Huang, a quien le sorprende el cálido recibimiento que obtuvo cuando él visitó Japón en junio pasado para la publicación de Mujeres hakka, una antología de cuentos taiwaneses.
Por otra parte, la literatura extranjera traducida al chino está aumentando en cantidad y calidad. En el pasado, los lectores se consideraban consumidores que se satisfacían fácilmente, pero ahora no se quedan callados ante malas traducciones o pasajes poco elegantes. Según Chen Yu-hang, jefe de iFRONT Publishing Company, las nuevas demandas que tienen los traductores han sido beneficiosas para la industria de las publicaciones como un todo. El resultado ha sido que los traductores mismos toman la iniciativa en muchas ocasiones para revisar las obras por temor a ser criticados.

Diálogo literario con el mundo La traducción de literatura extranjera es común en las librerías de Taiwan, y se está volviendo más fácil encontrar traductores para traducir las obras de idiomas diferentes al chin

Chen indica también que la disponibilidad de traductores cualificados en otros idiomas diferentes al inglés y japonés los dos idiomas extranjeros más populares en Taiwan trae como resultado traducciones más precisas. “En el pasado, era bastante común introducir una obra que no era en inglés, traduciendo su versión en inglés”, explica Chen. “Eso creó una brecha entre el original y sus traducciones en chino”. La situación ha cambiado desde que traductores cualificados en idiomas diferentes al inglés y japonés son ahora mucho más comunes. Un ejemplo es el francés, Chen solía buscar primero un traductor cualificado de francés-chino antes de conversar con la compañía editora para los derechos de reimpresión, pero ahora él puede pasar por alto este paso, porque siempre encuentra buenos traductores de francés-chino. “Entretanto, las compañías editoras francesas están más dispuestas a agregar introducciones en inglés a sus catálogos de libros, lo que nos facilita elegir libros para ser traducidos”, agrega.
Una nota interesante es que Taiwan depende frecuentemente de los traductores continentales. “Se pueden encontrar traductores para una amplia variedad de idiomas en China”, dice Chen. “Muchos de ellos son intelectuales retirados, bastante disponibles y dispuestos a trabajar para compañías taiwanesas”. La casa editora de Chen acaba de emprender un gran proyecto para traducir literatura mundial, editada por William Tay, profesor en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, quien desde los años ochenta está ayudando a traer literatura traducida a Taiwan. Bajo la orientación de Tay, iFRONT publicará pronto una serie de obras literarias italianas traducidas por un experto traductor continental. Según el publicista de iFRONT, cuando las casas editoras se encuentran con una buena traducción ya publicada en China continental, algunas veces las adoptan simplemente para los lectores de Taiwan. “Todo lo que tenemos que hacer es convertir los caracteres simplificados a los chinos tradicionales, y traducir ciertas expresiones al lenguaje coloquial de los lectores”, dice Chen.
En general, las traducciones chinas de literatura extranjera no son poco comunes. Una razón principal es que es difícil para los editores sobrevivir únicamente con los libros de escritores profesionales nativos debido al pequeño mercado doméstico; como resultado, las compañías editoriales locales deben depender de las traducciones chinas de obras extranjeras para poder costear sus gastos. Las traducciones de libros extranjeros representan generalmente más de la mitad de los nuevos libros en la mayoría de las compañías editoriales, aunque entre los libros traducidos, las obras no literarias sobrepasan a las literarias. “Parece que las obras literarias pueden atraer la atención de los lectores si el autor es muy conocido”, resalta Chen. “Por ello, seriamente agregamos a nuestras publicaciones literarias una introducción detallada sobre su autor, especialmente cuando se trata de uno bueno pero menos conocido”.


Diálogo literario con el mundoLa disponibilidad de traductores cualificados en idiomas diferentes al inglés y japonés es favorable para una traducción más precisa.
Los eventos, tales como la Exhibición Internacional del Libro de Taipei (TIBE, siglas en inglés) también ha contribuido a la familiarización de los lectores locales con la literatura extranjera. A partir de 1987, TIBE, organizada principalmente por la Oficina de Información del Gobierno, se ha realizado 11 veces y se ha vuelto recientemente un evento anual. Actualmente, es la cuarta exhibición del libro más grande del mundo con 2.092 puestos de 49 países en 2003. Cada año, TIBE crea una sección que enfoca la literatura de un país específico. La exhibición de este año se dedicó a la literatura checa, y algunos escritores de ese país europeo fueron invitados a Taiwan. Otros escritores extranjeros también participaron, incluyendo a Wole Soyinka, el ganador del Premio Nobel de Literatura en 1986, un autor que de lo contrario los taiwaneses hubiesen ignorado.
A pesar de las mejores conexiones literarias entre Taiwan y el resto del mundo, hay mucho espacio para mejorar en cuanto a la globalización literaria de la isla, según algunos en la industria editorial. Chen En-chyuan, secretario general de la Asociación de Editores de la República de China con sede en Taipei, sugiere que el Gobierno Central estimule una industria sostenida de la traducción, mediante el apoyo de un equipo de traductores profesionales que estén comisionados para traducir literatura extranjera, como lo han hecho China y Japón. “No es fácil ganarse la vida como traductor en Taiwan”, dice. “Por lo tanto, el Gobierno debería crear un ambiente estable para ellos. Eso es esencial para la labor de ampliar los horizontes de la gente y enriquecer su vida espiritual”.
Kao Tien-en, de The Chinese PEN, cree que las publicaciones sin fines de lucro como la suya, deberían recibir más apoyo del Gobierno porque sirven de puente entre la literatura mundial y local. De hecho, brindándole a los lectores en otros idiomas un vistazo de las creaciones literarias de Taiwan, los autores locales se están uniendo a los niveles de la “comunidad mundial de escritores”, en palabras de International PEN, y por ello, dándole a Taiwan una voz distintiva en el diálogo literario internacional.






 

 

 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada